La representación de la Pasión de Cristo, en Tlaquepaque, es una de las más antiguas del país

Georgina García Solís

Los feligreses no dejaron de llegar a San Martín de las Flores, a pesar de la cancelación de la Judea en Vivo con más de 200 años de historia.

Las autoridades determinaron junto con la población de San Pedro Tlaquepaque, Jalisco no realizar por segundo año consecutivo la representación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo para evitar aglomeraciones que propaguen el Covid-19.

Sin embargo, la medida no importó a pobladores, devotos y turistas, quienes acudieron a las actividades religiosas programadas en la parroquia con aforo reducido y a comer a su tianguis, famoso por su pescado capeado y caldo de rana.

En el mercado al aire libre se camina codo a codo de tanta gente congregada y se podía ver tanto a comerciantes como visitantes sin cubrebocas.

La Judea en Vivo de San Martín de las Flores es la segunda más importante del país, después de la de Iztapalapa de la Ciudad de México.

Anuncio