Con Información cortesía de: Marca Claro.com

Lewis Hamilton hace arder la lucha por el título de pilotos al ganar el Gran Premio de Qatar. Max Verstappen nunca pudo igualar el ritmo del británico y se queda con el segundo puesto, al menos con el punto extra de la vuelta rápida. Pero el Piloto del Día fue para Fernando Alonso, quien regresa al podio después de siete años tras sostener una dura batalla contra Checo Pérez, quien finalizó en cuarto sitio.

La gran largada de Red Bull

Así como en Interlagos, la largada fue espectacular para Red Bull. Max pronto saltó del séptimo al cuarto y en cinco vueltas se colocaba segundo para minimizar el daño impuesto por la sanción de cinco lugares en la parrilla un par de horas antes de la carrera.

Por su parte, Checo Pérez no duró ni un segundo en la onceava posición de la largada y dejó atrás a Bottas y Stroll para ser noveno tras la primera recta. En el octavo giro, Sergio era sexto con la mira puesta en ese tercer peldaño propiedad de un enorme Fernando Alonso, quien llevó al límite su Alpine.

Con Hamilton nuevamente en otro nivel, los astados se fijaron el 2-3. Max rápido se alejó del resto y navegó solo en el subliderato, mientras que Bottas y el propio Alonso eran las amenazas de Checo por el último sitio en el podio.

Sin problemas en los pits

Todas las paradas en boxes de Mercedes y Red Bull fueron prácticamente perfectas, por lo que no hubo lugar para un undercut.

Con el 1-2 ‘decidido’, las miradas se centraron en la lucha de Pérez, quien subía como la espuma. Luego de su cambio de neumáticos en la vuelta 20, el tapatío logró un espectacular rebase a Alonso en la 29, lo que solamente le ponía como rival a Bottas, quien apostó por una sola parada en pits… algo que le costó muy caro.

El abandono de Bottas

En la vuelta 34 se pincharon las gomas de Valtteri. Los alemanes tardaron demasiado en cambiar sus neumáticos y no aguantaron. Minutos después el finlandés abandonó definitivamente la carrera y facilitaba la vida a los de la bebida energética.

La persecución de Checo a Alonso

Red Bull no se arriesgó a pasar por lo mismo y siguió con su estrategia a dos paradas. Max no tuvo problemas, pues su ventaja era considerable y siguió en segundo, pero Checo bajó a séptimo con un ritmo demoledor, aunque con el riesgo de que Fernando no se detuviera en pits… tal como sucedió.

Por ello, el mexicano tenía la monumental tarea de volver al tercer puesto y pudo lograrlo si no fuera por un virtual safety car (sí, así como en Interlagos) que le quitó casi dos vueltas para conseguirlo, quedándose a 2.8s del asturiano.

Link de la nota original: https://www.marca.com/claro-mx/motor/formula-1/2021/11/21/619a6932ca4741fd6b8b4582.html

Anuncio