FOTO: IMAGO7

Raúl Alonso Jiménez volvió a anotar con la Selección Mexicana tras casi un año de ausencia en los marcadores, él junto con Héctor Moreno le dieron el triunfo a México 0-2 ante El Salvador, en el último encuentro de la fecha triple del octagonal final.

El Tri encaró a El Salvador con ocho cambios en la alineación titular, con un cuadro dinámico que nunca se achicó en el Cuscatlán y que hizo olvidar los tragos amargos del ’93 y del 2009.

Orbelin Pineda y Charly Rodriguez comandando el medio campo, ellos dos fueron un factor determinante para que México tuviera control del partido, por lo menos en los primeros 45 minutos.

Gerardo Martino fue atrevido, las modificaciones para sortear un terreno hostil terminaron en dominio del tricolor. Con un tridente distinto, Alexis Vega y Rogelio Funes Mori acompañaron al Chucky Lozano.

Pero el gusto le duró poco a Vega, el tobillo, en esta ocasión el izquierdo, lo obligó a salir pronto del terreno de juego, una mala caída orilló al delantero de las Chivas a ceder su lugar al Tecatito Corona. Poco antes, Alexander Larín tuvo la única inquietante para El Salvador con un disparo cruzado que buscó sorprender a la zaga o a Ochoa.

Si bien, fueron constantes las aproximaciones de México, sólo dos generaron verdadero peligro, un testarazo de Osvaldo Rodríguez y un cañonazo de Charly Rodríguez que provocó la jugada del gol.

Héctor Moreno se siente cómodo en el Cuscatlán, y tras un tiro de esquina demostró nuevamente el por qué esta cancha le sienta bien, luego de un centro al corazón del área el zaguero remató con convicción para romper el cero en el marcador y poner al Tri al frente en el partido, este fue el tercer gol de Moreno en esta aduana.

El momento de inflexión del partido llegó con el error de Néstor Araujo, el experimentado zaguero y los años en el futbol europeo quedaron de lado cuando comprometió al equipo y le propinó un golpe en el rostro a Larín que le valió la segunda tarjeta amarilla y en consecuencia su expulsión del campo.

Ya con Jiménez, Herrera, Gallardo y Chaka en la cancha el Tri se vio obligado a replegar líneas, la afición jugó su papel. El protagonismo estuvo en las gradas con gritos, cánticos, botellazos y más. La Selección Mexicana se descontroló y se complicó ante un rival muy limitado que supo jugar con su desesperación, así llegaron las imprecisiones y las amonestaciones.

Mario González salvó su marco con una gran atajada al Tecatito Corona que armó una gran jugada de pared con Héctor Herrera. Pero fue una polémica jugada la que causó el alarido del público.

Raúl Jiménez fue derribado por detrás e inmediatamente el silbante marcó la pena máxima, la jugada se prestó a dudas, pero fue el delantero de los Wolves quien cobró desde los 11 pasos. Su mirada refleja seguridad, y con una ejecución en que derrochó clase y talento venció a González.

Así, Jiménez se reencontró con el gol desde su última anotación el 17 de noviembre del 2020. México cerró esta fecha FIFA en el primer lugar de la clasificación con 14 unidades y sigue invicto en el octagonal Final.

CON INFORMACIÓN DE EL EXCÉLSIOR

 

Anuncio