Perla Reséndez / corresponsal

ALTAMIRA, Tam.- A pesar de los amparos interpuestos, este jueves el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), desconectó la central de ciclo combinado Enertek de Iberdrola en Altamira, Tamaulipas.

Esto provocó que al menos tres complejos petroquímicos de la zona sur del estado que se abastecían de energía a través de la española Iberdrola, contrataran el servicio a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

De acuerdo con el presidente de la Asociación de la Asociación de Industriales del Sur de Tamaulipas (Aistac), Luis Apperti Llovet, las empresas M&G Polímeros, INSA y Cabot, entre otras, se conectaron de manera inmediata a la CFE para evitar una afectación en su producción.

Explicó que desde hace seis meses iniciaron las negociaciones con la Empresa Productiva del Estado y lograr la transición para que las empresas, mayormente del ramo petroquímico, pudieran recibir el servicio de CFE.

Iberdrola fue la primera instalación de la compañía española en Tamaulipas, entró en operaciones en marzo de 1998, con una capacidad de 144 megawatts, sin embargo y de cara a la reforma energética, buscó cambiar el permiso de la planta a uno de operación bajo el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), mismo que le fue negado en noviembre del año pasado.

El 31 de agosto venció el permiso de operación de Enertek y aunque los asesores legales de Iberdrola tramitaron un amparo para extender el mismo, este les fue negado.

Fue el Juez Juan Pablo Gómez Fierro quien resolvió la negativa de la admisión del amparo, al considerar que no tenían facultades para resolverlo; sin embargo en marzo lograron que les fuera admitido un amparo con el que buscaban detener la desconexión, amparo que les fue otorgado.

Sin embargo, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), ignorando el mandato judicial, procedió a la desconexión de la red a la central a las 12:00 del día de este jueves 1 de septiembre.
 
Anuncio