FOTO: Cuartoscuro

Por Berenice Luna

Ciudad de México.- Los precios al consumidor aumentaron 0.49 por ciento en la primera quincena de junio de 2022, por arriba de lo esperado, con lo que la inflación a tasa anual se aceleró a 7.88 por ciento, su mayor nivel desde la primera quincena de enero del 2001, cuando se ubicó en 8.37 por ciento.

La escalada de precios continuó durante la primera mitad de junio incluso con los esfuerzos del Gobierno para contener los niveles de inflación y a las últimas decisiones de política monetaria del Banco de México (Banxico) que han llevado la tasa de interés hasta 7.75 por ciento.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que la inflación quincenal fue resultado del aumento en el precio de papa y otros tubérculos, pollos y electricidad, lo que fue parcialmente compensado por la disminución en el gas LP, limón y chile serrano.

Así, la inflación de 0.49 por ciento en los primeros 15 días de este mes resultó por arriba del 0.32 por ciento esperado por analistas, con lo que a tasa anual se elevó de 7.72 por ciento en la segunda quincena de mayo a 7.88 por ciento, superando el 7.7 por ciento esperado por el mercado.

Con ello, la inflación anual hiló 31 quincenas por arriba del rango objetivo del Banco de México, de 3.0 por ciento, más/menos un punto porcentual.

Por su parte, la inflación subyacente, que refleja mejor la trayectoria de la inflación general en el mediano y largo plazo, incrementó 0.50 por ciento a tasa quincenal, la mayor para una quincena igual desde 1988 y 7.47 por ciento anual; en este caso su mayor nivel desde la segunda quincena de diciembre del 2000.

“Es importante mencionar que la inflación subyacente quincenal (0.50%) es evidencia clara de que las presiones inflacionarias son sostenidas. Los incrementos de niveles de precios de corto plazo, permiten observar si se aceleran o mantienen los incrementos en precios, algo que no siempre es posible con las cifras de inflación anual, debido a que los efectos de base de comparación pueden distorsionar el análisis”, mencionó Banco Base en un reporte.

A tasa anual los mayores incrementos en mercancías se observan en aceites y grasas vegetales comestibles con 33.63 por ciento, el jabón para lavar, con un incremento de 28.27 por ciento y harinas de trigo, con un repunte de 27.65 por ciento.

En los servicios, a tasa anual, los mayores incrementos se observan en servicios turísticos en paquete con un incremento de 17.62 por ciento, hoteles, con 11.21 por ciento, loncherías, fondas, torterías y taquerías, con 10.29 por ciento y seguros de automóvil con 10.14 por ciento.

La inflación no subyacente se ubicó en 9.13 por ciento anual y 0.49 por ciento quincenal. Si bien las presiones no son tan evidentes como en el componente subyacente, se trata de la mayor inflación quincenal para un periodo igual desde 2012.

Por su parte, Valores Mexicanos (Valmex) Casa de Bolsa refirieron que las nuevas estimaciones de inflación del Banco de México se convierten en referencia obligada para crear escenarios.

En este sentido, un nivel de inflación de 7.50 por ciento para el cierre de este año es muy probable, incluso mayor; mientras que para 2023, su estimación de inflación es superior en cerca de un punto porcentual al proyectado por el Banco de México de 3.2 por ciento.

“Con estos números mantenemos nuestro escenario base de una tasa de fondeo cerrando este año en 9.50 por ciento, con un incremento de 75 puntos base en el siguiente anuncio, esto es el 11 de agosto”, destacó.

CON INFORMACIÓN DE LA RAZÓN

Anuncio