Por: Corresponsales.MX

Ciudad de México; a 16 de marzo de 2021.- Debido a la escasez del agua, no debería causar sorpresa que en un futuro cercano el líquido cotice en las bolsas de valores de México y el mundo, advirtió el académico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, Darío Ibarra Zavala.

Indicó que esa es parte natural de la evolución de los mercados, Estados Unidos ya dio el primer paso, y es altamente probable que pronto comience a ocurrir en otros países.

El agua, dijo, es el bien más preciado para la vida en el planeta y debido a que cada vez hay menor cantidad, a partir de diciembre de 2020 cotiza en el mercado de futuros de New York, en Wall Street.

Lo anterior significa que ahora es un commodity más; es decir, así como hay mercado de futuros para naranja, carbón, petróleo, gas natural, oro y plata, “dentro de esta canasta solo agreguemos el agua, porque se trata de un bien cada vez más escaso”, dijo.

En ese sentido, agregó el especialista, y en adición al cambio climático que también afecta su disponibilidad, muchos buscan desde ahora “amarrar” el precio del recurso hídrico.

Ibarra Zavala detalló la gravedad del problema: “cuando se agudice, el siguiente paso en la evolución del mercado de agua, que ya inició en Estados Unidos, consiste en tratar de ‘amarrar’ el precio futuro del agua, sobre todo la industrial, pero también del sector doméstico”.

La huella del ser humano

Darío Ibarra destacó que los seres humanos contaminan el planeta de diferentes maneras, y consecuencia de ello es el calentamiento global, de ahí que en algunas zonas donde antes había agua en abundancia ahora hay poca y viceversa, es decir, su ciclo está alterado.

Resaltó que los acuíferos son contaminados por la industria, en particular por la minera; también, cuando no se tiene el cuidado adecuado en el tratamiento de los desechos industriales y de las ciudades, a la postre termina por llegar a los mantos freáticos y contaminar el agua.

Conforme se contamina y hay menor oferta, el precio comienza a reflejarse de alguna manera; lo mismo podría suceder en un escenario de menor disponibilidad del recurso.

Si bien es cierto que el agua es un bien común y un derecho humano, también lo es que existe un costo de extracción, el cual es cubierto por los usuarios a través del tandeo y de agua inadecuadamente tratada, que llega a las casas.

“Entonces, el agua sí tiene un precio”, aseveró.

Para Darío Ibarra el hecho de que esté cotizando en el mercado de valores es un reconocimiento de que se trata de una mercancía que tiene un precio y, por otra parte, manda una señal al mundo de que el agua es un recurso cada vez más escaso, y por ello vale más, internacionalmente hablando.

Se trata de una medida para que más adelante la escasez del agua no se convierta en un problema más fuerte de lo que ahora es.

Fotos Cortesía de: Darío Ibarra Zavala.

Anuncio