Por Corresponsales MX

Ciudad de México. 6 de abril de 2021. Con los acuerdos dados a conocer en materia de subcontratación hay un panorama más claro para la toma de decisiones entorno a la contratación de personal y generación de empleo; sin embargo, prohibir la actividad no cierra los caminos a las malas prácticas de contratación que existen en el país y que vulneran el derecho laboral y social de los trabajadores, aseguró Héctor Márquez, director de Relaciones Institucionales de ManpowerGroup.

“El riesgo que aún vemos es que no a todos los empleados los van a contratar como empleados de base. En los análisis que hemos realizado, 60 por ciento de los empleadores realizarían la contratación bajo esquemas sin seguridad social tales como honorarios, asimilados al salario, derechos de autor, inclusive pagándoles a través de sindicatos o cooperativas”, expuso.

“Lo cual, no elimina las malas prácticas de contratación que vulneran los derechos de los trabajadores”, sostuvo el directivo.

De acuerdo un análisis que realizó la firma de recursos humanos, sólo 1 millón 380 mil empleados podrían ser contratados como base por las empresas; mientras, 2 millones 760 mil más pasarían a esquemas sin seguridad social, y, 460 mil empleos se perderían directamente si se recurre a la prohibición del outsourcing.

Lo anterior, al tomar como base los 4 millones 600 mil empleos subcontratados que existen en el país, de acuerdo con los datos del INEGI.

Con las intenciones de contratación de las empresas que ha identificado ManpowerGroup, donde sólo 30 por ciento de los trabajadores subcontratados pasarían a ser empleados de base, 60 por ciento pasarían a esquemas sin seguridad social y 10 por ciento se perderían o pasarían a esquemas de evasión o informales.

Las contrataciones por vías semi-informales, añadió Márquez, generarían el cumplimiento con el pago de impuestos, pero alejaría a las personas de acceder a la seguridad social y prestaciones que marca la Ley Federal del Trabajo para el bienestar que brinda un trabajo formal.

“Los trabajadores se verían orillados a acoplarse al mercado laboral existente, en donde el sector informal es el que podría ofrecer una vía de generar ingresos. Entonces hay una paradoja de protección de derechos sin combatir las malas prácticas y la informalidad”, reconoció.

Foto: Cortesía.

Anuncio