El exgobernador de Chihuahua César Duarte financió con recursos públicos la campaña en la que la actual senadora priísta, Beatriz Paredes, contendió por la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, reveló la Fiscalía de aquella entidad.

De acuerdo con la información, Duarte habría entregado por medio de dos de sus funcionarios, al menos 20 millones de pesos del erario de Chihuahua.

Lo anterior, trascendió durante la audiencia de formulación de cargos, que se lleva en contra de la candidata del PAN a la gubernatura de Chihuahua, María Eugenia Campos y los exdiputados locales María Ávila del Partido Verde y Rodrigo de la Rosa del mismo tricolor, a quienes la Fiscalía estatal acusa de haber recibido ilegalmente dinero del erario estatal.

En el caso de Campos Galván panista, además de las cantidades de dinero que recibía mensualmente como pago por apoyar iniciativas y aprobar las cuentas públicas del ex gobernador ante el Congreso del Estado cuando fue diputada local, recibió 1 millón de pesos para arreglar su casa, que fue afectada por una tormenta que azotó a la capital del estado en 2013.

Además le “prestaron” 20 mil pesos para que pudiera pagar su tarjeta de crédito. En total, por medio de dicha “nómina”, la candidata panista habría recibido 9.2 millones de pesos.

La también exdiputada, pero del PRD, Hortensia Aragón, fue señalada por el ministerio público de recibir bajo un método similar 2 millones, 300 mil pesos; misma cantidad que afirma recibió De la Rosa.

La exlegisladora del Partido Verde, María Ávila, habría recibió 3.8 millones de pesos, mediante la intervención de su esposo.

El Ministerio Público detalló que también fueron beneficiados con la “nómina secreta” clérigos, periodistas, organizaciones políticas y particulares.

Anuncio