FOTO: Cortesía

 

 

 

 

La candidata del Partido Acción Nacional a la gubernatura de Chihuahua, María Eugenia Campos, acusó que el proceso penal que lleva en su contra el gobernador Javier Corral y su equipo, busca quitarla del camino y entregar el Estado de Chihuahua al partido Morena.

 

“Desde el gobierno del Estado y sus aliados políticos, construyeron artificialmente un caso que les permitiera continuar con la persecución personal y política en contra de una servidora, y entregar el estado a Morena”, sostuvo.

 

A unos minutos de que el juez de control Samuel Uriel Mendoza Rodríguez le dictó auto de vinculación a proceso, acusada por el delito de cohecho junto a dos exdiputados locales, aclaró que no significa que se haya dado la razón al ministerio público o confirmado sus acusaciones y que tampoco es vinculante para una responsabilidad penal.

 

Dijo que muchas de las pruebas que se mencionaron durante la audiencia deben ser llevadas por control judicial, pues en la etapa inicial la Fiscalía General del Estado no les permitió acceder a ellas debidamente.

Dejó en claro que esta vinculación no es una sentencia, por lo que no afecta sus derechos políticos de votar y ser votada, “entraremos con mucha confianza y fuerza a la campaña electoral, porque ahora hay una razón más para luchar para que las instituciones cumplan con su vocación y sirvan a los chihuahuenses”.

 

Campos Galván, consideró que hoy la entidad está en riesgo, toda vez que lo que le están haciendo desde el Ejecutivo se lo pueden hacer a muchos chihuahuenses, “hoy más que nunca estoy decidida a evitar que esto le ocurra a nadie más”.

 

En rueda de prensa transmitida vía redes sociales desde la sede estatal del PAN, añadió que seguirán aportando lo necesario en lo jurídico para demostrar que las acusaciones son falsas y que este proceso es una persecución política.

 

Dicha persecución, afirmó, está basada en declaraciones amañadas, fabricación de pruebas, utilización de instituciones, amenazas, la confabulación de actores políticos, personajes del gobierno estatal y de otros partidos, con la intención de difundir la mentira, engañar a los ciudadanos y dañar la relación de confianza que durante años ha construido.

 

A unas horas de arrancar formalmente la campaña a la gubernatura, manifestó que no se detendrá aún con el proceso, “vamos a salir a todo el estado a conquistar almas para cambiar el futuro de todo Chihuahua”.

 

“Los adversarios usarán esto para cuestionarnos abiertamente y en su guerra sucia, yo les reitero de frente, no tengo nada que esconder, mi vida y mi trabajo son un libro abierto, y a diferencia de ellos, mis resultados están a la vista y eso, me presenta y avala”, apuntó.

Anuncio