La tarde de ayer fue difundida una imagen en la que aparece el actor Rafael Amaya, después de que medios de espectáculos dieron a conocer el video y testimonios de ciudadanos, sobre un “episodio psicótico” que habría tenido el actor.

En la imagen, Amaya se mostró junto al también actor Tony Hernández, con quien habló en su nuevo podcast.

En las redes sociales, trascendió que Rafael Amaya había tenido un ataque psicótico en el que había deambulado por calles de Tijuana al presentar delirio de persecución, pero su mánager negó tal afirmación, al señalar que él solo esperaba un taxi.

Esto se contrapone a lo dicho por una revista de espectáculos, donde señala que tras estar corriendo por calles de Tijuana, Amaya había sido ayudado por un conductor, lo cual desató que entrara en pánico al pensar que corría peligro.

“Seguía con una ansiedad tremenda y empezó a llamar al 911 para pedir que lo ayudaran porque lo querían secuestrar y él quería hacer su declaración en el Ministerio Público”, se lee en la revista.

La mánager aseguró que esto es mentira, pues él solo quería tomar un transporte a las afueras del departamento en el que se hospeda en Tijuana.

“No tiene a nadie que viva en Tijuana, estaba en un departamento que tiene ahí y su familia vive en Tecate (en Baja California). No salió de la casa de su familia ni nada, él salió a pedir un taxi e iba a ir a una dirección. Bien lo dicen, estaba en una zona residencial y está por ahí su departamento. Es lo que pasó”, dijo.

Guedimin señaló que el actor se encuentra bien de salud y aunque hoy está bien, su lucha contra las adicciones es un trabajo de todos los días.

“Esto es una lucha del día a día. Es un tema muy complicado que no podemos estar ventilando… saben que no es de que esté hablando porque no puede decir ‘ya estoy bien’ y a la mera hora no. Está muy entusiasmado, muy comprometido con él y eso es lo importante. Él está muy bien de salud… él está haciendo ejercicio, quiere que su público lo vea súper guapo como lo ha visto siempre”, dijo

Anuncio