La obra fue interrumpida en medio de situaciones anómalas por el incremento de su costo en más del doble

Juan Carlos Huerta Vázquez

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez pide al gobierno federal que reemprenda la discusión para darle continuidad a la presa El Zapotillo, y garantizar el abastecimiento de agua al Área Metropolitana de Guadalajara.

Alfaro recordó que ante la falta de acciones concretas por administraciones pasadas, se agudizó el problema de desabasto hídrico, y que, el no haber concluido proyectos como El Zapotillo, cobran factura a los ciudadanos por padecer complicaciones en la distribución y servicio de abasto de agua.

Por ello, destacó que solicitó ayuda al Presidente Andrés Manuel López Obrador para que se instale una mesa de trabajo en la que se discutan las acciones que se deberán tomar para resolver el tema, “hace dos años que yo he venido insistiendo en la necesidad de resolver el problema de abastecimiento del Río Verde, esta discusión sobre la Presa El Zapotillo, seguimos insistiendo en lo mismo, para que pueda Guadalajara tener el agua que necesita, necesitamos aprovechar el agua que viene del Río Verde, acá en esta parte de los Altos de Jalisco, necesitamos que se entienda que el no haber concluido esa presa, el haber dejado de lado ese debate por una serie de presiones políticas por intereses políticos, por muchos intereses de todo tipo, es lo que hoy explica el porqué no hemos encontrado una solución de fondo, eso fue lo que le pedí ayer al Presidente”.


Presa de dudas y anomalías


Desde los años noventa, el gobierno federal decretó el aprovechamiento de las aguas del Río Verde para uso doméstico y urbano, con un reparto entre Jalisco y Guanajuato.

Se preveía que la presa El Zapotillo, beneficiaría a 2 millones 400 mil habitantes de los Altos y la ciudad de León, que requeriría de un acueducto de 140 kilómetros, la concesión de abasto de agua potable es por 25 años a partir del primer litro que se le dote, y se contempla la habilitación de un tanque regulador de 100 millones de litros y un circuito distribuidor de 40 kilómetros.

Sin embargo, aparecieron inconsistencias contractuales que afectan a la sociedad; es el caso de las comunidades, Acasico, Palmarejo y Temacapulín, que serían inundadas sin mayores procedimientos legales.

Es así que se interpusieron varios amparos para frenar los trabajos. También hay empresas como Abengoa, una compañía española que ganó la licitación del acueducto, la cual renunció y demandó al gobierno federal para que la indemnice.

A las irregularidades se suma el costo de la obra, que supera el doble de su cotización.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador prometió una consulta par cancelar el proyecto.

Por lo pronto, el gobernador hizo un recorrido por las obras del acuaférico, que concluirán en tres semanas, y se dotará de agua a colonias conurbadas que padecen abastecimiento.

El problema de escasez tuvo una aceleración, afirmó el mandatario, debido a que durante la pandemia por COVID-19 se incrementó el consumo de agua hasta 11 por ciento en los hogares metropolitanos y la Presa Calderón, que abastece el 14 por ciento de agua al norte de la ciudad, se encuentra en niveles muy bajos de su cota histórica.

El mandatario alerta que la obra del acuaférico paliará en la situación hídrica del Área Conurbada Tapatía, sin embargo, si no se resuelve el conflicto de infraestructura, el año entrante la sequía no tendrá solución.

Anuncio