Arturo Soto Munguía / El Zancudo

A veces uno no entiende la vocación por el martirio, por escarbar y revivir un pasado que nadie quisiera ver repetirse.  

Bavispe es un pequeño pueblo de la sierra sonorense en los límites con Chihuahua. El país supo de su existencia el 4 de noviembre de 2019, cuando un comando de sicarios acribilló una caravana de vehículos en los que viajaban mujeres y niños. Tres de ellas murieron y seis menores, incluyendo unos gemelos de apenas 8 meses de edad. Fueron además, calcinados.  

Como trágica coincidencia, Bavispe es la cuna del entonces secretario de Seguridad Pública federal, Alfonso Durazo Montaño, hoy candidato al gobierno de Sonora.  

Todos los muertos pertenecían a las familias Le Barón, Langford y Miller, de la comunidad mormona asentada en el poblado La Mora y otras localidades en Sonora y Chihuahua.  

El crimen sigue fresco porque la justicia apenas ha dado con algunos de los presuntos responsables y ha vinculado a proceso a dos.  

Pero seguramente Bavispe volverá a dar de qué hablar en los días que siguen, pues en esa pequeña comunidad cuya población no rebasa los dos mil habitantes será testigo de una peculiar contienda electoral.  

Alfonso Durazo se aferró en llevar como candidata a la presidencia municipal a su hermana Celia, que ya compitió en 2018 perdiendo por casi el doble de los sufragios a manos del candidato del PRI, Cornelio Vega Vega.  

Hoy volverá a ser candidata, con el pequeño detalle de que su contrincante, el candidato de la Alianza Va por Sonora es nada menos que Adam Langford, integrante de una de las familias victimadas en la masacre y que por cierto, va arriba en los sondeos realizados en aquel municipio.  

¿Qué necesidad había de enfrentar a estas dos familias que sin duda tienen un vínculo trágico? Diríase que ninguna, pero así sucedió, y lo más probable es que las cenizas de la masacre en Bavispe sean removidas en esta contienda electoral, salpicando al señor Durazo.  

Es, guardando las proporciones, similar a lo que ocurre en Tabasco, donde el PRI registró como candidato a la alcaldía de Centro, en aquella entidad, al ex gobernador Andrés Granier Melo.  

Granier estuvo cinco años en el reclusorio de Tepepan  y después -debido a su avanzada edad-, en prisión domiciliaria, acusado de peculado. Si un parnaso de bandidos existe en el tricolor, allí debe estar con toda seguridad el señor Granier, junto con otros iconos del bandidaje como Roberto Madrazo, Humberto Roque, Mario Villanueva y una pléyade de dinosaurios que le dieron fama y fortuna al tricolor.  

¿Gana algo el PRI resucitando a uno de estos jurásicos emblemas de la corrupción?  

Lo único que gana, creo, es desempolvar expedientes que le recuerden al electorado las razones por las cuales el tricolor ha sido vapuleado en los últimos 20 años.  

Pero los morenistas hasta en eso de remover cenizas parecen querer igualarse al viejo PRI.   Lo que hay que ver…  

II  

En temas más amables, hay que reconocer que por más intensa que a veces se ponga la contienda electoral, la gobernadora Claudia Pavlovich ha tomado distancia de todo aquello que por estos días está caldeando los ánimos, y sigue concentrada en lo suyo, que es terminar su ejercicio sexenal con buenos números que le garanticen un séptimo año apacible.  

En otros tiempos ya hubiéramos visto a todo el aparato estatal volcado abierta o subrepticiamente a favor de los candidatos de su partido, algo que hoy ni sus más fieros críticos se atreven a sugerir.  

Las únicas apariciones públicas de la gobernadora han sido para abordar los temas relacionados con la pandemia, los relativos a la salud y a ese otro gran tema que camina en paralelo: la promoción económica.  

Ayer por ejemplo, anunció la instalación en Sonora de una planta de la empresa internacional Black & Decker, la cual generará mil 800  empleos directos.  

Esto sin duda es una bocanada de aire fresco después de un año trágico en todos los sentidos.  

Que empresas de este calado pongan sus ojos en Sonora no es gratuito; tiene que ver también con la generación de condiciones adecuadas para la atracción de inversiones multimillonarias: mano de obra calificada, estabilidad laboral, ventajas comparativas de la Mega Región y una adecuada promoción, entre otras cosas.  

Acutualmente, Black & Decker tiene plantas en Monterrey, Reynosa y Puebla, por lo que la de Hermosillo será la cuarta en el país y se instalará con una inversión superior a los mil millones de pesos a partir de la próxima semana.  

La nueva planta de esta empresa que tiene ventas globales por 13 billones de dólares ocupará cinco hectáreas en el Parque Industrial Norte de Hermosillo y en ella se fabricarán herramientas eléctricas para uso exterior, siendo una magnífica oportunidad para el mercado laboral sonorense.  

En el anuncio de esta nueva inversión estuvo presente el secretario de Economía, Jorge Vidal Ahumada y Elías Barrios, vicepresidente de Operaciones y Proyectos Especiales de la empresa en México.  

III  

La empresa Arias Consultores publicó ayer una encuesta sobre preferencias electorales en los 15 estados donde habrá sucesión de gobernador. Para el caso Sonora, indica que en el mes de abril, el candidato de Morena, Alfonso Durazo sufrió una abrupta caída del 50.7% que tenía en marzo, a 39.2%.  

Esta es la primera encuesta que ubica al candidato de la Alianza Va por Sonora, Ernesto ‘El Borrego’ Gándara por encima del morenista, con 41%. Al candidato de MC, Ricardo Bours lo pone en un lejano tercer lugar con 12%.  

Como siempre, la politizada lectoría tendrá una mejor opinión dependiendo del lado que le lata su corazoncito, pero llama la atención que este trabajo sea el primero que ya comienza a hablar de un empate técnico, pero en el cual se coloca arriba a ‘El Borrego’.    

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto  

Visita www.elzancudo.com.mx.  

Anuncio