Fueron privados de su libertad por ordenes de un líder del Cártel Jalisco Nueva Generación

Juan Carlos Huerta Vázquez

Fue decretado el fallo condenatorio en contra de dos ex elementos de la policía de Tecalitlán, Jalisco, por su participación en la desaparición de dos ciudadanos italianos en hechos ocurridos el 31 de enero del 2018.

El juicio de culpabilidad se resuelve después de 10 días de procesoc tras los alegatos de clausura de las partes procesales, y el tribunal de enjuiciamiento consideró que había elementos suficientes para dictar sentencia condenatoria en contra de Emilio “N” y Salomón Adrián “N” por el delito de desaparición forzada de personas.

Los policías fueron detenidos porque el día de los hechos retuvieron a las dos víctimas de origen italiano para posteriormente entregarlos a un líder del Cártel Jalisco Nueva Generación, quien operaba en ese municipio.

Cabe señalar que durante la audiencia del pasado martes, luego de haber presentado su declaración durante el juicio, La ex policía Lidia Guadalupe “N”, también señalada por estos hechos, decidió ya no presentarse luego de un receso, por lo que el Ministerio Público de la Fiscalía Estatal solicitó al tribunal la declaratoria de sustracción de la acción de la justicia, así como una orden de aprehensión en su contra, misma que fue concedida.

Es así que este viernes 2 de abril, después de los alegatos de clausura el tribunal de enjuiciamiento tras un receso de tres horas dictó el fallo condenatorio por unanimidad en contra de los dos acusados.

Será el próximo viernes 9 de abril que se llevará a cabo la audiencia de individualización de sanciones y reparación de daño.

Antecedentes

De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía, los extranjeros vendían maquinaria de construcción, pero resultó ser de baja calidad, por lo cual los delincuentes plagiaron al mayor de los desaparecidos, Rafaelle Russo.

Posteriormente, en una gasolinera, ubicada en las orillas de Tecalitlán, los policías municipales aseguraron a Antonio Russo y Vicenzo Cimmino, hijo y sobrino del primero de los desaparecidos. Fueron entregados en la carretera de Jilotlán de los Dolores sin que hubiesen pasado por las celdas municipales.

Al transcurso de las indagatorias de la Fiscalía de Jalisco, se detuvo a los policías Emilio “N”, Salomón “N”, y Lidia “N”, además de Fernando “N”, quién murió estando en presidio; actuaron por ordenes del que fungía como Director de la corporación, Hugo Enrique Martínez Muñiz, quien se evadió cuando fue intervenida la Policía, el 20 de febrero de 2019, y permanece prófugo.

Los policías municipales reconocen haber recibido la orden del líder del CJNG, a quién se identificó solo con el apodo ‘Don Ángel’, quien resultó ser José Guadalupe Rodríguez Castillo, alias ‘El 15’, o ‘Don Lupe’, quien pagó mil pesos a los elementos policiales, alrededor de 43 euros, por retener a los comerciantes, y entregárselos el 31 de enero de 2018 en Tecalitlán.

Según la carpeta de investigación 364/2020 de la Fiscalía de Jalisco, a finales de julio de 2018, Don Lupe fue detenido en Zapopan por elementos de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República, y negó su participación en la detención de los italianos, por lo que solo se le vinculó a proceso por portación de armas de fuego, y en mayo de 2019 fue liberado por un juez federal.

Tras su liberación, Don Lupe continuó con su actividad delictiva, hasta el 28 agosto de 2020, cuando participó en un enfrentamiento en Pihuamo, una localidad en los límites de Jalisco y Michoacán, donde fue herido por la detonación de una granada que le causó lesiones graves, y falleció mientras era atendido en un hospital de Ciudad Guzmán.

Versiones de expedientes judiciales, exponen que sus allegados lo sacaron en una bolsa plástica y lo trasladaron a una finca en Tuxpan, donde se le expidió un certificado de defunción.

Anuncio