Juan Carlos Huerta Vázquez

Elementos de la Policía de Guadalajara en coordinación con autoridades estatales, detuvieron a cinco funcionarios dependientes del Consejo Estatal para el Fomento Deportivo (CODE) por ingresas irregularmente a varias personas, familiares de ellos, a la fila que se realizaba para la aplicación de la vacuna contra COVID-19.

Estos trabajadores del Estado en compañía de adultos mayores contaban con fichas que corresponden al registro de personas ya vacunadas, y se detectó que estaban ingresando por una puerta distinta a la autorizada para este fin.

Por su parte, el Gobernador Enrique Alfaro, señaló en entrevista, “aquí se debe predicar con el ejemplo, yo soy de la idea de que cada quién debe ser vacunado cuando le toque, y predicaré con el ejemplo, y si algún funcionario, del nivel que sea, particularmente si es alguien de la administración estatal, y comete alguna arbitrariedad, y se aprovecha de su posición para sacarle provecho va a ser sancionado”.

Un agente ministerial de la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción abrió una carpeta de investigación a Francisco Javier “N”; Rogelio “N”, Benjamín “N”, Gerardo “N” y Margarito “N”, quienes podrían ser sancionados por el delito de abuso de autoridad.

Las jornadas de vacunación se distinguieron por sus complicaciones, y hasta resultaron caóticas desde antes que iniciaran; las dosis se terminaron y alrededor de 200 mil adultos mayores residentes en Guadalajara se quedaron sin vacunar, y no hay una fecha para que se apliquen a quiénes ni siquiera tienen la primera inoculación.

Anuncio