Foto:La Unión Jalisco
  • Deberá utilizar un brazalete de geolocalización
  • El documento expone de la sustitución de la pena de prisión, que el también apodado ‘Padrino’ cumple en el complejo penitenciario estatal de Puente Grande Jalisco, para que se le confine en un domicilio señalado por sus defensores para cumplir con la prisión domiciliaria

Por Juan Carlos Huerta Vázquez

El Juzgado Séptimo de Distrito de Procesos Penales Federales, con sede en la Ciudad de México, concedió la medida de prisión domiciliaria para Miguel Ángel Félix Gallardo, también llamado ‘El Jefe de jefes’, considerado fundador del Cártel de Guadalajara.

Fuentes de la dirección de Reinserción Social señalaron que desde el viernes les hicieron llegar un oficio por parte del Juzgado Séptimo de Distrito de Procesos Penales Federales, con sede en la Ciudad de México.

El titular de la dirección de Reinserción Social de Jalisco, José Antonio Pérez Juárez, recibió la notificación judicial y se da vista al titular de la Comisaría de Sentenciados del Estado, así como al comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención, Readaptación Social de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

El documento expone de la sustitución de la pena de prisión, que el también apodado ‘Padrino’ cumple en el complejo penitenciario estatal de Puente Grande Jalisco, para que se le confine en un domicilio señalado por sus defensores para cumplir con la prisión domiciliaria, y deberá utilizar un dispositivo de geolocalización permanente, presumiblemente, un brazalete electrónico.

La medida ya había solicitada en varias ocasiones, argumentando severos problemas de salud, y lo más que se le concedió fue que se le excarcelara para ser atendido en el Hospital Civil de Guadalajara, y después regresado al Reclusorio Metropolitano, una cárcel de mediana seguridad a cargo del Gobierno de Jalisco, donde se encuentra purgando dos condenas, una por 40 años de prisión por exportar cocaína, acopio de armas y cohecho, y la otra de 37 años por el asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena, y del piloto mexicano Alfredo Zavala.

En marzo del presente año, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dejó firme esta sentencia dictada en su contra, ya que rechazó estudiar el recurso de revisión que interpuso.

En enero pasado, el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal resolvió no ampararlo para revertir la condena que se le dictó. Los magistrados solamente ordenaron dar vista a la Fiscalía General de la República (FGR) para que investigue su denuncia en la que acusó que, tras su detención en la década de los 80 fue víctima de tortura por parte de los agentes que lo capturaron.

También, en octubre pasado, un juez federal le negó un amparo con el que pretendía evitar la obligación de pagar 20 millones 810 mil pesos a las familias del agente de la DEA, y a la del piloto mexicano, por concepto de reparación del daño por su homicidio.

Durante la década de los ‘80, Miguel Ángel Félix Gallardo, fue identificado por la DEA como el mayor distribuidor de mariguana en México, pero también en territorio norteamericano, junto con Rafael Caro Quintero, El Narco de Narcos, y Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, fundó el cártel de Guadalajara, con quienes creó la primera mayor organización criminal que controlaba las rutas de trasiego de droga en México. Don Neto lleva más de cuatro años bajo prisión domiciliaria.

Félix Gallardo fue policía judicial a los 17 años y quedó asignado como escolta del entonces gobernador de Sinaloa, Leopoldo Sánchez Celis, luego se involucró en el narcotráfico.

Actualmente cuenta con 76 años, fue detenido en 1989, y ostenta un deficiente estado de salud, pues no puede caminar, y por mucho tiempo debió movilizarse recargado sobre las paredes.

También es afectado por neumonía y permanece conectado a un tanque de oxígeno.

Oo han intervenido en ocho ocasiones por hernias, ya ha perdido la vista de un ojo y se está quedando sordo, además que ha perdido la sensibilidad en algunas partes del cuerpo.

Fue su empleado, aunque sigue sus pasos

Al igual que Joaquin ‘El Chapo’ Guzmán, cuyos familiares detentan la marca registrada 701, los de Félix Gallardo hacen lo propio, y el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) le dió la concesión de su nombre como marca comercial, por medio de su apoderado legal Abraham Rincón Ramirez, para comercializar diversas mercancías, desde joyas, bebidas alcohólicas, calzado, sombreros, pulques, amuletos, prendas de vestir, relojes, libros y hasta artículos de oficina.

En el documento de anuencia se menciona como testigo la hermana del ‘Jefe de Jefes’, María Delia Félix Medina, de tenencia de marca vence el 7 de junio de 2029.

Anuncio