– De las 680 millones de vacunas que se han aplicado en todo el mundo, cerca de la mitad ha sido en naciones de mayor desarrollo.

Por Agencias

París. 7 de abril de 2021.- Mientras el mundo enfrenta una nueva ola de contagios de Covid-19, diferentes organizaciones no dejan de quejarse del acaparamiento de vacunas contra la enfermedad por parte de los países más ricos, lo cual le ha quitado la posibilidad de acceso a los medicamentos a decenas de otras naciones.

A las quejas constantes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en este sentido, se han sumado las de Amnistía Internacional (AI), una entidad que ha calificado la situación de “casi monopolio” y ha lamentado la incapacidad del mundo para cooperar y garantizar el acceso equitativo a las diferentes dosis contra el coronavirus, una situación que debe corregirse “inmediatamente”

En un informe sobre el primer año de la pandemia por la Covid-19, AI hizo un balance el cual calificó de un “sálvese quien pueda” generalizado, en el que se agravaron las desigualdades y se castigó a los más vulnerables, al tiempo que aumentó la represión en algunos países con el pretexto de la emergencia sanitaria.

Afirma que los gobiernos han aprovechado la pandemia del coronavirus como excusa para reprimir los derechos humanos, tanto si ésa era su intención original como si no.

El amplio reporte señala en particular a los gobiernos de Myanmar y Rusia, entre otros, aunque también critica el empleo de los poderes policiales asociados al coronavirus en lugares como Gran Bretaña y Estados Unidos contra manifestantes.

“La única forma de poner fin al virus -y a los abusos que lo han acompañado, sobre todo contra los más vulnerables del planeta- es distribuir vacunas de forma global y equitativa”, dijo al respecto, Agnès Callamard, directora de AI.

 “Lo que descubrimos es que las víctimas del Covid, ya fuera en Gran Bretaña, en Francia, en Estados Unidos, en India, en Oriente Medio, en Brasil, esas víctimas estaban principalmente entre los grupos más desarraigados y vulnerables”, explicó. “Como comunidad global, como comunidad nacional, reprobamos la prueba que suponía el Covid-19”.

Foto: Cortesía.

Anuncio