POR Agencias
SANTIAGO.- Las autoridades chilenas decretaron una cuarentena total en la Región Metropolitana, la más poblada del país con 7.1 millones de habitantes, a partir del sábado debido al fuerte aumento de nuevos casos de Covid-19 y la presencia de la variante brasileña, informó el ministerio de Salud.
“Es importante que la población entienda que estamos viviendo una situación preocupante”, dijo el ministro de Salud, Enrique Paris, en rueda de prensa, al comenzar un confinamiento de 38 de las 52 comunas de Santiago.
El balance de este jueves dio cuenta de 7 mil 23 contagios y 122 muertos, uno de los más altos desde el inicio de la pandemia.
A un ritmo impresionante desde comienzos de febrero, Chile ha inoculado a casi el 30% de su población con una dosis y un 15% con las dos. El logro de alcanzar uno de los primeros lugares en el ranking mundial de vacunados por población es celebrado por el gobierno de Sebastián Piñera y destacado por la prensa internacional. Y los chilenos se ilusionan con la idea de comenzar a dejar atrás el coronavirus.

A pesar de este éxito, las cifras de contagios, hospitalizaciones y muertes muestran una realidad completamente distinta. El país no solo tiene una de las más altas tasas de mortalidad por Covid de América Latina -más de 1,500 muertos por millón de habitantes, con un total de casi 30 mil fallecidos-, sino que registra la mayor cantidad de casos activos en lo que va de la pandemia y una preocupante tendencia al alza.
Las vulnerabilidades que padece América Latina y el Caribe, que concentra 27% de las muertes mundiales por coronavirus, corren el riesgo de potenciarse ante las presiones políticas y la corrupción que podrían afectar el acceso a las vacunas y el derecho a la salud, alertó el jueves Amnistía Internacional (AI).
En el informe “Las vacunas en las Américas: Diez imperativos de derechos humanos para garantizar la salud a todas las personas”, la organización expresó preocupación por los procesos de vacunación que se han avanzado en los últimos meses en los países de la región, e instó a los gobiernos a priorizar a los grupos de alto riesgo y garantizar una “transparencia total” en el diseño y la implementación de sus planes de vacunación y sus relaciones con las empresas farmacéuticas.

FOTO: AGENCIA EFE

Anuncio