A protester from the Uighur community living in Turkey, holds an anti-China placard during a protest in Istanbul, Thursday, Oct. 1, 2020, against what they allege is oppression by the Chinese government to Muslim Uighurs in far-western Xinjiang province. China's government has been accused of human rights abuses against Uighurs and other predominantly Muslim minorities in the region. (AP Photo/Emrah Gurel)

Por Agencia Reuters
WASHINGTON, DC.- Estados Unidos, La Unión Europea,  Reino Unido y Canadá impusieron sanciones a altos funcionarios chinos por graves violaciones y abusos de los derechos humanos en China contra las minorías de la región de Xinjiang, donde residen los uigures, una minoría de confesión musulmana y son sometidos forzosamente a campos de concentración.
El gobierno de Joe Bien fundamentó su decisión en los “graves abusos contra los derechos humanos de las minorías étnicas” en dicha región china y sancionó a Wang Junzheng, secretario del comité del partido del Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang, y a Chen Mingguo, director de la Oficina de Seguridad Pública de Xinjiang.

“Las autoridades chinas seguirán enfrentándose a las consecuencias mientras se produzcan atrocidades en Xinjiang”, declaró Andrea Gacki, directora de la Oficina de Control de Activos Extranjeros, del Departamento del Tesoro.

Se trató de una medida en conjunto de cuatro aliados de peso en la comunidad internacional. Horas atrás, la UE había dado a conocer que cuatro funcionarios chinos fueron sancionados por Bruselas (entre ellos, el exsecretario del Comité de Asuntos Políticos y Legales de Sinkiang, Zhu Hailun).

Y poco después del anuncio de Washington, el Reino Unido y Canadá también comunicaron medidas contra miembros del régimen.

El gobierno chino respondido a las medidas restrictivas del bloque, las primeras contra el gigante asiático desde la masacre en Tiananmen el 4 de julio de 1989, sancionando a diez personas, entre ellos cinco miembros del Parlamento Europeo, una decisión que el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, las calificó como “inaceptables”.

La lista de sancionados por China incluye a cinco eurodiputados -el francés Raphael Glucksmann, los alemanes Reinhard Butikofer y Michael Gahler, el búlgaro Ilhan Kyuchyuk y la eslovaca Miriam Lexmann- además del académico alemán Adrian Zenz, entre otros.

“No estoy sorprendido (…) dado mi papel en revelar la extensión de las violaciones a derechos humanos en Sinkiang”, dijo Zenz.

China ha rechazado en reiteradas ocasiones las acusaciones vertidas por Washington sobre la represión o el genocidio contra los uigures en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, en el noroeste del país.

Anuncio