La tragedia se produjo en un pabellón del penal del municipio cuando los presos prendieron fuego a sus colchones para evitar la entrada al recinto de la policía tras un intento de fuga.

AFP

Colombia., 28 de junio.- En un intento de amotinamiento en la cárcel de Tuluá, un municipio del suroeste de Colombia, al menos 51 reclusos murieron y 30 quedaron heridos, siendo uno de los peores incidentes de violencia en la historia reciente en las prisiones de ese país, informaron autoridades penitenciarias.

Colombia investiga desplome en plaza de toros que dejó 4 muertos y 280 heridos
Desplome de plaza de toros en Colombia deja 4 muertos y decenas de heridos
La tragedia se produjo en un pabellón del penal del municipio cuando los presos prendieron fuego a sus colchones para evitar la entrada al recinto de la policía tras un intento de fuga o “para cubrir alguna situación”, señaló el general Tito Castellanos, director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec).

“Desafortunadamente se presenta un motín en el pabellón número ocho de la cárcel de Tuluá, donde hay 1.267 privados de la libertad, con un desafortunado resultado de 51 personas fallecidas”, dijo el oficial a La W Radio.

Según Castellanos, los internos murieron en un incendio provocado por ellos mismos sobre las 2 de la madrugada.

“Al incendiar las colchonetas (los presos) no miden las consecuencias de lo que se les puede presentar y desafortunadamente ocurre este suceso”, detalló el general en entrevista con Radio RCN

“El cuerpo de bomberos de Tuluá ya controló la situación”, agregó.

Hay 30 personas más “heridas y afectadas por la conflagración y el humo”, entre ellos seis guardias que trataron de evacuar a los prisioneros añadió Castellanos, sin dar un reporte sobre presos fugados.

A las afueras del penal, decenas de personas angustiadas esperan noticias sobre sus allegados.

“No sé nada. Los del Inpec no quieren dejar entrar”, dijo entre lagrimas a Caracol Televisión María Eugenia Rojas, madre Luis Miguel Rojas, quien se encontraba detenido en el pabellón donde se inició el motín.

El presidente saliente Iván Duque dio cuenta de lo ocurrido en un tuit, sin mencionar una cifra.

“Lamentamos los hechos ocurridos en la cárcel de Tuluá (…). He dado instrucciones para adelantar investigaciones que permitan esclarecer esta terrible situación. Mi solidaridad con las familias de las víctimas”, escribió el mandatario.

Anuncio