Varios países europeos pararon la vacuna por precaución tras casos de trombosis

Reuters

BRUSELAS. La Organización Mundial de la Salud (OMS) instó a los países a que no pausen las campañas de vacunación después de que varias naciones europeas y una asiática se sumaron al grupo que suspendió el uso de la vacuna de AstraZeneca contra el covid-19 por dudas sobre su seguridad.

Tailandia anunció planes para seguir adelante con la vacuna de la firma anglosueca, pero Indonesia dijo que esperaría después de que Irlanda y Holanda anunciaron suspensiones el domingo.

Dinamarca y Noruega informaron de casos aislados de hemorragia, coágulos sanguíneos y un recuento bajo de plaquetas después de la vacuna AstraZeneca.

Islandia y Bulgaria habían suspendido anteriormente su uso, mientras que Austria e Italia dejaron de usar algunos lotes.

Además, Francia, Alemania e Italia anunciaron este lunes que se unían a la suspensión temporal.

La OMS dijo que su panel asesor estaba revisando los informes relacionados con la inyección y que publicará sus hallazgos lo antes posible.

No obstante, destacó que es poco probable que cambie sus recomendaciones, emitidas el mes pasado, para un uso generalizado, incluso en países donde la variante sudafricana del virus puede reducir su eficacia.

“A día de hoy, no hay pruebas de que los incidentes estén causados por la vacuna y es importante que las campañas de vacunación continúen para poder salvar vidas y frenar la grave enfermedad que provoca el virus”, afirmó el portavoz de la OMS, Christian Lindmeier.

La vacuna de AstraZeneca fue una de las primeras y más baratas que se desarrolló y fue lanzada a gran volumen desde que el coronavirus se identificó por primera vez en China a finales de 2019, y se convertirá en el pilar de los programas de vacunación en gran parte del mundo en desarrollo.

Anuncio