Por Agencias
WASHINGTON, DC .- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó este domingo que vacunarse contra la Covid-19 es una obligación moral para disminuir los contagios y frenar las muertes por el virus en el país.
En su mensaje de Pascua difundido en sus redes sociales, Joe Biden aseguró que si las personas reciben la dosis contra el coronavirus también se reduciría el tiempo en que se permitan las reuniones y celebraciones como ocurrían antes de la pandemia.
“Vacunarse es una obligación moral. Uno que puede salvar su vida y la vida de los demás. Al vacunarnos y alentar a sus congregaciones y comunidades a vacunarse, no solo podemos vencer este virus, también podemos apresurar el día en que podamos celebrar las fiestas juntos nuevamente”, expresó.
En el mensaje, la primera dama de Estados Unidos, Jill Biden, deseó salud, esperanza y alegría a los estadounidenses. Afirmó que la ayuda por las afectaciones de coronavirus y las vacunas están llegando a los ciudadanos.
“La familias están recibiendo la ayuda financiera que necesitan para tomar un respiro, los negocios se están recuperando y muchas personas están salvando vidas al vacunarse contra la Covid-19“, dijo.
Johnson & johnson tendrá a cargo la supervisión de una planta del fabricante Emergent BioSolutions, donde unas 15 millones de dosis de la vacuna de la farmacéutica estadounidense contra la COVID-19 fueron dañadas durante su producción.
Así lo dio a conocer este domingo el diario The New York Times, al indicar que se trata de una “medida extraordinaria” del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés), después de que se divulgara que en la instalación ubicada en Baltimore (Maryland) fueron mezclados ingredientes de las vacunas de Johnson & Johnson y de la farmacéutica AstraZeneca.
La decisión prevé igualmente que el laboratorio ya no produzca la vacuna de AstraZeneca, que aún no ha recibido la autorización de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) para ser distribuida en EU.
En un comunicado, Johnson & Johnson indicó este sábado que está asumiendo “toda la responsabilidad en cuanto a la fabricación de la sustancia farmacológica para su vacuna COVID-19 en las instalaciones de Emergent BioSolutions Inc. Bayview”.
“La compañía está agregando líderes dedicados a las operaciones y la calidad, y aumentando significativamente la cantidad de personal de operaciones de fabricación, calidad y técnicas para trabajar con los especialistas de la compañía que ya están en Emergent”, apuntó el comunicado, sin precisar mayores detalles.
La farmacéutica con sede en New Brunswick (Nueva Jersey) puntualizó que las dosis de su vacuna distribuidas hasta la fecha “han cumplido con los rigurosos estándares de calidad de la compañía y de la normativa” y previó que a finales de mayo entregará “cerca de 100 millones de dosis individuales” al Gobierno de Estados Unidos. Reino Unido: siete muertos por coágulos tras vacunación con AstraZeneca
“La compañía sigue trabajando estrechamente con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos para conseguir la autorización de uso de emergencia (EUA) de las instalaciones de Emergent Bayview”, agregó.
Ya el pasado miércoles, la firma estadounidense había informado que identificó un lote “que no cumplía con los estándares de calidad en Emergent Biosolutions” y aclaró que este “nunca pasó a las etapas de llenado y acabado” de su proceso de fabricación.
Según la nota, la planta aún no está autorizada para fabricar el fármaco para su vacuna.
Por su parte, el diario neoyorquino aseguró que la FDA no ha entregado para su distribución ninguna de las dosis de Johnson & Johnson fabricadas por Emergent, y estimó que pasarán semanas para que la planta reciba la autorización para distribuir alguna de las dosis que haya producido.

Anuncio