• Días después del cierre de Centro Coyoacán se inaugurará el centro comercial Mítikah, unos metros más adelante.

Ciudad de México, 19 de septiembre.- El Centro Coyoacán cerrará sus puertas este lunes 19 de septiembre, luego de casi 33 años de historia, para dar paso a la inauguración del centro comercial Mitikah, que forma parte del complejo que será inaugurado el 23 de septiembre y se ubica a un costado, sobre la avenida Real Mayorazgo.

El característico edificio color naranja, que se encuentra sobre Avenida Universidad, a las afueras de la estación Coyoacán de la línea 3 del Metro de la Ciudad de México, fue inaugurado en 1989, siendo la cuarta tienda a cargo de Grupo Palacio de Hierro.

Esta plaza fue diseñada por el arquitecto Javier Sordo Madaleno, y tiene espacio para 124 locales comerciales en los que han aparecido tiendas de renombre.

Cuenta con dos niveles, así como mil 600 cajones de estacionamiento.

Desde 2018, el grupo Fibra Uno, encargado de la construcción del complejo Mítikah, informó que Centro Coyoacán sería cerrado y posteriormente demolido.

El espacio que actualmente corresponde al Centro Coyoacán está lleno de interrogantes, y es por ello que las y los habitantes del Pueblo de Xoco entregaron a Santiago Taboada, alcalde de Benito Juárez, un oficio en el que se solicita que “se niegue” la demolición del inmueble, ya que los ciudadanos desconocen qué pasará con el terreno, y temen que el impacto real de la obra (Mítikah) pueda afectar su calidad de vida como pueblo originario, así como al entorno urbano de su colonia y pueblo, esto de acuerdo con información recogida por el diario La Jornada.

Demoler el Centro Coyoacán y “después edificarse una construcción nueva y más alta, puede generar conflictos, ya que el pueblo originario de Xoco habita en la zona y si se continua con el desarrollo urbano de la zona sin antes garantizar los derechos humanos del pueblo de Xoco, pueden darse grandes violaciones a nuestros derechos y llevar al genocidio del pueblo de Xoco a través del desplazamiento forzado simulado que afecta nuestra condición cultural”, dice el documento.

Con información de La Jornada.

(Con información de El Financiero)

Anuncio