• Se han detectado ya algunos jóvenes, cuyos perfiles encajan en las necesidades de algunos equipos, y resta cumplir con ciertos requisitos.

Juan Carlos Huerta Vázquez

Guadalajara, 22 de junio.- El técnico de los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo Léon, Miguel, “el Piojo”, Herrera, sugiere a sus pares, que asistan a complejos carcelarios como Puente Grande en Jalisco, para hacer visorias en busca de nuevos talentos, y es que una cantidad considerable de jóvenes que están por salir de presidio, tienen talento para saltar a las canchas, dejando atrás su vida tras las rejas, “es importante que ellos sigan siendo útiles a la sociedad”.

En el Complejo Carcelario de Puente Grande, los internos se sienten libres gracias al futbol, gracias al programa ‘90 minutos de libertad’, nombre que alude a la duración de un partido de balón pie, expone el director del sistema penitenciario estatal, José Antonio Pérez Juárez, “algunos benefactores, como emp

resas refresqueras nos han apoyado para tener una cancha de primer nivel, y hemos contado con el apoyo del CODE para capacitar a los internos como árbitros”.

Se han detectado ya algunos jóvenes, cuyos perfiles encajan en las necesidades de algunos equipos, y resta cumplir con ciertos requisitos.

Por otra parte, la mera de visita de personajes incide en la motivación de los internos, quienes modifican positivamente su comportamiento en el centro penitenciario.

Por lo pronto se trabaja en capacitar a los jóvenes cómo árbitros, para que ahora ellos impartan justicia en los partidos de fútbol, y eso les represente un ingreso una vez que dejen la cárcel; el curso es impartido por personal del Consejo Estatal para el Fomento Deportivo (CODE).

Los internos recibirán una certificación oficial, al concluir su capacitación, y el documento les permitirá obtener un ingreso económico como árbitros oficiales una vez que salgan de presidio.

El deporte es uno de los cinco ejes de la reinserción social, junto con la salud, la educación, la capacitación y el trabajo.

Anuncio