***Morelos requiere más de 220 mil biológicos para primeras y segundas dosis

Por: Verónica Bacaz

La escasez de vacuna pediátrica contra el COVID-19 ha provocado el retraso en la aplicación de la segunda dosis de la vacunación de niños de cinco a 11 años en Morelos, quienes tendrían ya que aplicársela, confirmó el delegado de Programas de Bienestar en la entidad, Raúl Anaya Rojas.

“La vacuna pediátrica no está llegando al país de manera regular, es decir, grandes lotes para poder abastecer a todos, se ha ido distribuyendo conforme a necesidades pero en algunos estados ya empieza a surgir la necesidad de segundas dosis”

“Tenemos la necesidad de un poco más de 220 mil vacunas, esto es que ya se están venciendo los primeros que vacunamos que ya requieren su segunda dosis; más unos 25 mil que faltan de los ya registrados desde la primera etapa que no se han aplicado su primera dosis. Los niños que todavía no se han registrando para su primera dosis por decidia, son 86 mil”, detalló.

Al cuestionarlo si se trató de una falla en la logística por parte del Gobierno Federal, ya que Morelos fue de los primeros en recibir las dosis para los menores, Anaya Rojas negó que se tratara de un error como tal, si no más bien un problema con la farmacéutica Pfizer que no ha producido la suficiente.

Si bien cuando se inició la vacunación en adultos se contaba con cinco opciones, dijo, para el caso de la pediátrica solo se cuenta con la de Pfizer, por lo que refirió que se debe a la escasez a nivel mundial.

En tanto detalló que para segunda dosis se requieren 112 mil que en estos días ya tendrían que aplicársela, alrededor de 25 mil que sí se registraron pero que no alcanzaron a vacunarse.

Por lo que a la fecha se ha insaculado al 45 por ciento de la población infantil en la entidad.

No obstante, mencionó que la semana pasada, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell informó que había llegado un lote de 800 mil vacunas, pero las distribuyeron en otros estados, pese a que Morelos recibió las primeras dosis que llegaron al país.

“Este pequeño lote lo distribuyeron entre las entidades más grandes para poder abarcar un mayor número de personas, no nos llegaron dos semanas vacunas, pero ya se mandaron los oficios por parte del IMSS solicitando estas 224 mil vacunas que se está convirtiendo en un poquito más urgentes”, insistió Anaya Rojas.

El funcionario federal aseguró que los papás de los menores ya vacunados no deben angustiarse, pues la primera dosis ya dejó huella de inmunidad gracias al ADN mensajero que contiene, lo que permite que en los pequeños se puede prolongar la aplicación de la segunda dosis, debido a que su sistema inmune es mucho más activo.

“No hay riesgo de que se pierda el efecto, finalmente esta vacuna ya dejó huella genética en nosotros para prevenir (El COVID-19) en dado caso de que haya un contagio mayor, los que tenemos solo una vacuna ya tenemos esta protección”, abundó.

Por último, Anaya Rojas destacó que se prevé que antes de diciembre se alcance la inmunidad de rebaño en este sector de la población, principalmente porque es cuando se registra el mayor número de enfermedades respiratorias por el frío, pero también señaló que se pretende que la vacunación contra COVID-19, se establezca cada año como ocurre con la Influenza por lo que exhortó a los papás a estar atentos de la información oficial y vacunar a sus hijos.

Raúl Anaya Rojas, delegado de los Programas de Bienestar.
Anuncio