Ciudad de México.- Desde principios de enero del 2020 el Cártel de Sinaloa (CDS) empezó a realizar operaciones de venta y distribución de importantes cargamentos de droga al grupo criminal La Unión Tepito, cuyo centro de operaciones es la colonia Morelos. Las casas de seguridad que se apropiaron las usaban como bodegas o almacenes de cocaína en la Ciudad de México.

Ello, luego de formalizar una alianza con Óscar Andrés “N”, “El Lunares”, quien en ese entonces se convirtiera en líder sucesor de La Unión Tepito.

De acuerdo a un informe del Gabinete de Seguridad del Gobierno de la Ciudad de México, la célula del Cártel de Sinaloa que abarca ya ocho de las 16 alcaldías, opera y recibe instrucciones de manera directa de los líderes del CDS, Ovidio Guzmán López, “El Ratón”, e Ismael Zambada García, “El Mayo” Zambada.

La alianza del Cártel de Sinaloa con el grupo delictivo La Unión Tepito quedó al descubierto luego de que el 29 de abril de 2020 se logró la detención de nueve personas, integrantes del grupo delictivo “Los Sinaloa”; dicho grupo criminal mantenía un centro de operaciones en la calle de Aztecas número 57, colonia Morelos, alcaldía Cuauhtémoc, los cuales dijeron pertenecer al Cártel de Sinaloa.

A éstos se les aseguró importante cantidad de cocaína y mariguana; gorras con el nombre grabado de “Alto Mando” y “México”, así como equipo táctico, armas cortas y largas, principalmente fusiles de asalto.

Las acciones operativas para la captura de este grupo delictivo se efectuó entre la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la CDMX y militares de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). Y es que el grupo delictivo “Los Sinaloa” coordinaba el trasiego de drogas de Sinaloa a la Ciudad de México. La droga que llegaba a la capital era distribuida entre los locales que operan principalmente en la zona centro, alcaldía Cuauhtémoc.

Ahí se llevaban importantes cargamentos de droga, los cuales eran puntos de distribución de La Unión Tepito.

Pese a que la detención de “El Lunares” fue hecha por las fuerzas federales y militares el 30 de enero del 2020 en Telcayuca, Hidalgo, los integrantes del Cártel de Sinaloa continuaron surtiendo de cocaína procedente de Sinaloa los puntos de La Unión Tepito.

De acuerdo a las labores de inteligencia e investigación del Gabinete de Seguridad del Gobierno de la Ciudad de México, por la zona de operación, el grupo criminal mantenía relación con uno de los principales líderes de La Unión Tepito y, es que Los Sinaloa eran los responsables de surtir varios puntos de venta de droga de “El Lunares”.

La cocaína procedente de Sinaloa era llevada en compartimientos ocultos de vehículos y camionetas a los puntos de venta y distribución de drogas de La Unión Tepito y de ahí, se comercializaba al menudeo en las alcaldías Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Miguel Hidalgo, Benito Juárez y Gustavo A. Madero.

Los aseguramientos de 32 kilogramos de cocaína que estaban ocultos en una camioneta que fue abandonada tras un tiroteo en el paso a desnivel de Río Mixcoac, en Benito Juárez, era otro de los cargamentos del Cártel de Sinaloa, el cual sería entregado en uno de los puntos de venta de droga de La Unión Tepito.

También los mil 200 kilogramos incautados el 18 de enero del 2021 al volcarse un camión con caja en Río San Joaquín y calle Tercer Anillo de Circunvalación, colonia Lomas de Sotelo, en Miguel Hidalgo. Tras la volcadura quedó al descubierto el traslado de la droga, la cual era llevada en un doble fondo de la estructura. Eran 406 envoltorios con cinta adhesiva canela, con una etiqueta con la palabra Lacoste y el logotipo de un cocodrilo color verde.

Además, 64 envoltorios con cinta adhesiva canela con etiqueta azul, negro y rosa, entre otros, un envoltorio con cinta adhesiva canela, con una etiqueta blanca y la palabra “Tequila” y una figura de una herradura en colores amarillo y café; tres envoltorios más sin etiqueta y tres envoltorios con una etiqueta rosa, verde, amarillo y otros.

La detención de Marco Antonio Munguía Villarreal y Roberto Moreno Calderón en la zona de Polanco, alcaldía Miguel Hidalgo, con 5 kilos de cocaína, dos armas de fuego y un vehículo, llevaron a descubrir que Marco Antonio es el menor de la familia Munguía Villarreal, señalado como una de las principales generadoras de violencia en los estados de Sonora y Sinaloa.

Sus integrantes se encargan de la venta y tráfico de droga a Estados Unidos, tales como crack y cocaína, así como de ejecuciones por rivalidad delincuencial. Operan bajo el cobijo de “El Mayo” Zambada, a través del perfil de agricultores han coordinado el trasiego y tráfico de drogas durante varios años en Hermosillo, Sonora, identificado como su principal bastión de mando.

Los viajes de Marco Antonio a la Ciudad de México eran para pactar la compra de cocaína, droga a la que hacían pruebas de pureza y verificar si les era útiles para la producción de crack. En el aparato telefónico móvil, los encargados de las investigaciones encontraron videos de la forma en que le hacían las pruebas para ver su pureza.

CON INFORMACIÓN DE LA PRENSA

Anuncio