– La deficiencia de nutrientes en la tierra, como el fósforo, pone en riesgo la calidad de los alimentos, advierten especialistas.

Por Corresponsales MX

Ciudad de México. 5 de abril de 2021. Es tiempo de rescatar la tierra. Tras décadas de practicar la revolución verde, las señales a alarma se han encendido por la degradación de los suelos en México, y el mundo, advirtieron especialistas.

¿Por qué es importante atender la calidad de los suelos? Mantener el valor de los nutrientes de la tierra es esencial para obtener alimentos de buena calidad, de ahí la exigencia de restaurar este patrimonio, afirmaron Gerardo Noriega Altamirano profesor-investigador de la Universidad Autónoma Chapingo y Enrique Rico Arzate académico del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

En México se utilizó durante décadas el uso intensivo de fertilizantes de síntesis química, que propició que alrededor de 75 por ciento de los suelos, alrededor de 150 millones de hectáreas, tengan problemas de degradación, señalaron. Mientras, a nivel mundial existe el riesgo de agotar las reservas del fósforo en las tierras agrícolas.

Debido a que 95 por ciento de los alimentos se producen directa o indirectamente en los suelos, se debe cuidar no tener deficiencias de elementos como calcio, magnesio, potasio, fósforo y micronutrientes en los cultivos, porque entonces los alimentos serán de calidad baja.

Bajo este contexto, comentaron los expertos, se ha emprendido el proyecto de rescate agrícola en el país, inicialmente en Michoacán en el marco del Programa Agricultura Sustentable.

“En Michoacán, en el Programa Agricultura Sustentable, desde el 2019 se promueve el uso de insumos de especialidad; fertilizantes foliares, bioestimulantes e inoculantes microbianos”, refirió Noriega Altamirano.

Entre las alternativas para atender el problema de degradación de suelos, se encuentra la adopción de tecnologías como el compostaje y la lombricultura, para aprovechar los residuos orgánicos para producir abonos orgánicos, restaurar la fertilidad del suelo, incrementar rendimientos y calidad.

De esta manera, “es posible ofrecer a los consumidores calidad alimentaria, y en esta época contribuir a mejorar la inmunología del cuerpo humano como una medida de mitigación ante el Covid-19 -por ejemplo- “, enfatizó Rico Arzate.

En el caso de Michoacán, el área agrícola ocupa 28 por ciento de su territorio, por ello el compostaje y la lombricultura son una alternativa de abasto nutrimental para los cultivos, ecotécnicas económicas y alcanzables, que apoyadas con inoculantes microbianos como micorrizas y bacterias solubilizadoras de fósforo, se puede caminar a la sustentabilidad.

Así, productores junto con extensionistas y académicos colaboran y se capacitan para desarrollar estas técnicas que beneficien a largo plazo.

Desde hace tres años se inició el Programa Agricultura Sustentable, en el cual se reconoce al suelo como un recurso estratégico para la producción de alimentos, la conservación biológica, la captura de carbono y la recarga de acuíferos.

 

Foto: Cortesía.

Anuncio