• Imágenes divulgadas en redes sociales muestran el momento en que la gradería colmada de público se desploma durante una “corraleja”

Por AFP

Bogotá, Colombia.- Al menos cuatros personas murieron y otras 30 quedaron heridas de gravedad por el desplome de una gradería en una plaza de toros durante una corrida este domingo en el municipio colombiano de El Espinal, en el sur del país, informaron autoridades.

“Son cuatro personas las fallecidas en este momento. Dos mujeres, un hombre adulto y un menor de edad”, dijo a Blu Radio José Ricardo Orozco, gobernador del departamento del Tolima, donde se encuentra El Espinal.

“Más o menos se encuentran unas 30 personas heridas de gravedad (…) es un informe preliminar, todavía están trasladando heridos”, agregó el gobernador.

Imágenes divulgadas en redes sociales muestran el momento en que la gradería colmada de público se desploma durante una “corraleja”, una clase de fiesta popular en la que el público baja a la arena para enfrentarse a novillos o toros pequeños.

“Estamos pendientes de cuántas personas están debajo de las escombros, no sabemos cuántas. Como se ve en los videos estaba casi toda el ala llena de personas y se desplomó”, dijo a la misma emisora el mayor Luis Fernando Vélez, director de la defensa civil de Tolima.

Otro video aficionado muestra al público tratando de escapar de los escombros de madera y hojalata mientras un toro sigue merodeando en la arena.

El accidente ocurrió en la Plaza de Toros Gilberto Charry durante el fin de semana feriado en el que se celebran las fiestas de San Pedro, las más populares de la región.

“Pediremos una investigación de los hechos (…) solidaridad con las familias de las víctimas”, expresó en Twitter el presidente, Iván Duque.

Llamados de prohibición
El gobernador Orozco anticipó que pedirá “la suspensión de toda esta clase de fiestas que son las corralejas“, alegando que los eventos “atentan contra la vida” y fomentan el “maltrato animal“.

El día anterior varias personas sufrieron lesiones por accidentes con el ganado en las “corralejas” de El Espinal, un pueblo de unos 78 mil habitantes ubicado a 150 kilómetros de Bogotá.

Otra persona murió a mediados de junio por un cornada durante una “corraleja” en el municipio de Repelón (norte).

El presidente electo, Gustavo Petro, se sumó al llamado del gobernador local.

CONTINÚA LEYENDO: Legisladores de EUA inician una batalla de largo plazo sobre el aborto

“Le solicito a las alcaldías no autorizar más espectáculos con la muerte de personas o animales”, escribió en Twitter el senador izquierdista que asumirá el mando el 7 de agosto.

“Espero que todas las personas afectadas por el derrumbe de la plaza de El Espinal puedan salir airosas de sus heridas”, agregó Petro, quien evocó la muerte de cientos de personas en el colapso de otra plaza de toros en el municipio de Sincelejo (norte) en 1980.

Como alcalde de Bogotá (2012-2015), el mandatario electo detuvo las corridas en La Santamaría, la emblemática plaza de toros de la capital.

Aunque la justicia colombiana castiga el maltrato animal, prácticas como las corridas y las peleas de gallos están protegidas por su arraigo cultural.

Anuncio